El proceso de embutición para envases de aluminio es una operación técnica donde se obtiene un cuerpo hueco. Este proceso se lleva a cabo presionando una pieza metálica contra un punzón mediante un pasador y aplicando presión al material sobrante con un ariete.

Existen muchas operaciones para el embutido de piezas metálicas, por eso a continuación te mostramos algunas de ellas, así como algunas consideraciones que se deben tomar en cuenta durante todo el proceso de embutición.

Ingeniería del embutido

¿Te interesa conocer las ventajas de los aceros dual phase?

Variantes de las operaciones básicas de la embutición para envases de aluminio

Muchas son las veces que se han hablado sobre operaciones básicas del proceso de embutición que se hacen en forma de copa, sin embargo en este caso hablaremos sobre las variantes de estas operaciones que son bastantes típicas.

Los trabajos anteriores se han centrado en las operaciones tradicionales de embutición en un solo paso, utilizando sujetadores para crear formas cilíndricas simples y facilitar el proceso. Sin embargo, a continuación se describen algunas variaciones de estas operaciones básicas:

El reembutido o embutición profunda

Se le llama reembutido a cualquier embutición que se realiza a una embutición que ya está realizada. Y sobre todo cuando es en el mismo sentido. Es decir, se coloca los sujetadores a la pieza que ya ha sido embutida, y se le aplica la fuerza del punzón sobre un troquel, para conseguir otra pieza más profunda.

Para conseguir mayores profundidades, se realizan tantas operaciones como tantas veces sea mayor el límite indicado. En estas operaciones se pueden encontrar:

Las embuticiones progresivas

Cuando se necesitan operaciones profundas se recurre a construir útiles compuestos de varios pares de punzón-matriz, igual al número de operaciones.

Es decir, lo que se hace es colocarlo todo en una sola máquina en la que se van ubicando troqueles y punzones de distintos tamaños enlazados, en las que en una sola operación bajan todos los troqueles y realizan las operaciones.

Proceso de embutición

Descubre los beneficios del acero inoxidable para el sector alimentario

El embutido inverso

El embutido inverso es el proceso de dibujar una dirección de perforación diferente en una hoja ya embutida. En otras palabras, la pieza se coloca boca abajo en la matriz y luego se dibuja una segunda vez para crear una forma diferente.

A primera vista, la embutición inversa puede parecer más deformante que el reembutido, pero en realidad es más fácil para el metal.

Esto se debe a que, en la embutición inversa, la chapa se dobla en la misma dirección en las esquinas exteriores e interiores de la matriz. En cambio, cuando se hace con el reembutido, se dobla en la dirección contraria.

Esta diferencia da lugar a un menor endurecimiento por deformación del metal en la embutición inversa, lo que hace que la embutición sea menos resistente.

Embutido en piezas no cilíndricas

Para el embutido en piezas no cilíndricas, existen procesos muy específicos a los cuales se les aplica ingeniería para justo ese proceso, siendo un poco difícil de calcular. Entre las formas de embutición profunda se encuentran los cuadrados, las cajas rectangulares, las copas escalonadas, las formas en cono, las copas con base esférica plana y las formas curvas irregulares.

Embutición por estirado

Una característica de la implementación del estiramiento es, que la base de la parte más profunda tenga el mismo grosor que la hoja inicial, pero estirada para que el espesor de los lados se reduzca.

Embutición mediante fluidos

En este caso se ha estudiado que los fluidos no son compresibles, es decir, que si queremos aplicar una matriz, se debe tener la lámina y un líquido encima de la lámina. Al aplicar la fuerza del émbolo este hará que se ejecute con fuerza el brebaje, sin comprimirse en toda la superficie de la pieza. Por lo cual la lámina lo que hará es ajustarse a la forma de la matriz, consiguiendo piezas bastante complicadas.

Embutido sin sujetador

Una de las principales funciones de las abrazaderas es garantizar que las bridas no se arruguen mientras se embuten las piezas.

Si la relación de diámetro de la pieza inicial es lo suficientemente grande, la embutición profunda es posible sin el uso de abrazaderas. En este caso, el molde de montaje debe tener forma de embudo para permitir que el material entre en la cavidad del molde.

Envases de aluminio

Conoce todo sobre embutición para piezas grandes

Defectos de la embutición para envases de aluminio

Pueden presentarse muchos defectos en un producto embutido, pero los que a continuación se presentan son los más habituales:

Arrugamiento en la pestaña o brida

Imaginemos que a una pieza le dejamos un sobrante que no se embutió. ¿Qué pasa con ese sobrante? Si hay demasiada comprensión o el lubricante no es suficiente lo que se generan son unos arrugamientos o pliegues graduales.

Arrugamiento en la pared

Si seguimos haciendo el embutido en la pieza con arrugamiento en la brida o pestaña, esas arrugas después se transmiten a toda la pared.

Desgarramiento

El desgarramiento se produce gracias a que no se tiene el suficiente lubricante, o porque la fuerza de sujeción es demasiada alta, esto hace que en la fuerza de fricción se genera una grieta en la pared vertical del cilindro.

Orejeado

Esto se produce cuando hay distintas deformaciones en varias zonas de la pieza, o cuando el material no es perfectamente isotrópico, es decir, no es homogéneo.

Rayados superficiales

Se produce cuando el punzón y el troquel no son lisos y tienen irregularidades. O también cuando no hay el suficiente líquido.

Mecánica del embutido

Aprende cómo funciona una prensa hidráulica para la embutición

Consideraciones a tomar en cuenta en el proceso de la embutición para envases de aluminio

Al tratarse de una operación relativamente compleja, es necesario establecer una serie de condiciones para facilitar el proceso. No hay que olvidar que parte del material de partida ha de ser sometido a importantes esfuerzos para conseguir su deformación permanente. Para ello deberá cumplirse lo siguiente:

Buen acabado superficial del punzón y de la matriz en especial, las superficies donde ha de adaptarse el material

  • Un redondeo adecuado en el punzón y en la embocadura de la matriz
  • Una lubricación abundante que facilite el proceso en todas las piezas

Para descargar este artículo en un archivo PDF da click AQUÍ